Venezuela, tenemos un solo enemigo

Autor: Junior Carreño Meza | @jcarrenomeza 

Venezolanos, tenemos un solo enemigo. No perdamos el tiempo discutiendo entre nosotros cuando el monstruo que nos trajo hasta esta cueva de profunda oscuridad se encuentra en Miraflores. Solo hay una lucha y es contra Nicolás Maduro y su pandilla, ellos llevaron a la pobreza y al sufrimiento a millones de venezolanos, acabaron con el futuro de un país próspero, se apoderaron de las instituciones y suprimieron la democracia en Venezuela.

No perdamos tiempo en discusiones y pensemos cómo combatir este “gordo” problema. ¿Qué hacemos? Esa la pregunta. Cualquier persona que quiera acabar con todo este sufrimiento inmediatamente dirá: estar unidos. Esa es la forma más eficiente de derrotar a esta dictadura. Cantando un solo himno y luchando las mismas batallas. Porque unidos somos el mayor problema del régimen, separados no somos nada.

Mientras la dictadura utiliza sus mecanismos de manipulación, nosotros desviamos la mirada y discutimos, no. Esa es la voluntad del régimen, no caigamos en el odio, más bien respetemos las ideas de los contrarios. No caigamos en el verbo que divide, más bien preparemos las batallas posteriores. No sigamos la voz que desde hace años nos condujo por caminos errados, pensemos nosotros mismos y busquemos soluciones al problema.

El régimen tiene ventajas y claramente las utiliza, pero nosotros tenemos algunas que ellos nunca podrán alcanzar. Tenemos la mayoría de un pueblo sediento de progreso, de tranquilidad y con muchas ganas de salir de este desastre. Tenemos el apoyo de gran parte de la comunidad internacional, formas para presionarlos y desestabilizar sus bases.

Pero, los encargados de dirigir nuestras luchas prefirieron desperdiciar estas ventajas y quedarse en el limbo de la inactividad. ¿Seguirás esa voz que te dice: no salgas, quédate en tu casa, Maduro caerá solo? O escucharas la voz de tus hijos, de tus padres, de tus amigos, que cada día claman por un cambio, que desean y sueñan con un momento de felicidad y progreso.

Yo no escucho esa voz que susurra desde lujosos apartamentos, yo escucho el sufrimiento de los ciudadanos de a pie, yo escucho al obrero, al campesino, a la madre, al padre. A quienes lloran, a quienes ríen, a los que sienten miedo, pero que al mismo tiempo sienten un profundo deseo de acabar con esto.

Yo voto este 20 de Mayo por el único candidato que tiene capacidad para sostener un gobierno de transición, yo voto por Henri Falcón.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de la entera responsabilidad de sus autores. 

Compartir en

Deja un comentario