Periodistas venezolanos suman voluntades para brindar oportunidades educativas a los más pequeños

Los profesionales de la comunicaron se activan con Un cuaderno: una buena noticia, cuya iniciativa busca captar las donaciones de útiles escolares para beneficiar a los niños del Programa Alimenta la Solidaridad Petare y evitar la deserción escolar.


Autor: Francisco Rincón

En noviembre de 2017, un grupo de periodistas venezolanos pensaron de qué forma podrían ayudar a los niños caraqueños que, en medio de una situación económica “critica”, no tendrían “ni siquiera un juguete para abstraerse de la realidad”. Así fue que surgió la iniciativa de Un juguete: una buena noticia, en la que tras sumar voluntades terminaron donando 100 juguetes a los pequeños en situación de riesgo en las calles capitalinas.

Reeditando aquella labor, los profesionales de la comunicación lanzan Un cuaderno: una buena noticia, campaña con la que buscan captar las donaciones de útiles escolares para beneficiar a los niños de entre 2 y 12 años, que forman parte del programa Alimenta la Solidaridad Petare.

A la iniciativa que inició el 20 de julio y finalizara el 20 agosto, puede sumarse cualquier persona u organización interesada en donar cuadernos, lápices, bolsos, creyones, tempera, tijeras, pega, borradores, sacapuntas, entre otros útiles de la lista escolar, contactándose con los organizadores a través de @cuadernonoticia en Twitter y @uncuadernounabuenanoticia en Instagram.

La meta es que al menos 300 niños puedan tener útiles para iniciar el nuevo año escolar.

Al frente de Un cuaderno: una buena noticia, están las reporteras Génesis Carrero, Irene Sarabia, Dayimar Ayala Altuve y Wanda López, además del fotoreportero Rayner Peña, que son apoyados por la ciudadanía y colegas de diversos medios que se encargan de canalizar los donativos de otros periodistas; El Impact Hub Caracas y Fedecamaras Radio también participan y facilitaron un centro de acopio.

En busca de oportunidades

La promoción de la iniciativa la hacen por las redes sociales y se apoyan en la difusión de los medios de comunicación. Los organizadores coordinan y reciben los donativos en parques, estaciones del metro e incluso cerca de sus lugares de trabajo, explica Dayimar Ayala. “La receptividad ha sido maravillosa. Rápidamente las personas comenzaron a preguntarnos de qué se trataba y el primer día fuimos trending topic. Los venezolanos somos solidarios y existe una gran motivación”.

Desde México, Chile, Estados Unidos y Panamá ya han escrito para saber cómo pueden colaborar y Ayala agrega que se sienten útiles, que realmente su labor como comunicadores está completa. “Servimos con información y con acciones. Nos impulsa saber que con poco se puede cambiar la vida de muchos. Mandela decía que la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo y así lo sentimos. Creemos en el futuro, aunque a veces pareciera que no hay razones para luchar por él. Apostamos a que la vida de esos niños cambie; Quizás estemos ayudando a la futura ingeniera o al médico”.

En la iniciativa participan más de 15 personas, entre periodistas y voluntarios, y se evalúan futuras alianzas para unir esfuerzos con profesionales de la comunicación que hacen labor social en el interior del país. Sobre las críticas de algunas personas que reclaman el por qué en vez de juguetes y útiles escolares no les dan a los niños alimentos o medicinas, la reportera venezolana señala que “la intención es ayudar, pero el verdadero responsable de garantizarle medicamentos, alimentos, seguridad, educación y condiciones de vida a la nación, es el Estado”.

Compartir en

Deja un comentario